La inversión supone riesgos. Podrías perder dinero. Y no existe garantía de que se lograrán los objetivos de inversión.

La asignación de activos, el reequilibrio y la diversificación no garantizan una ganancia ni previenen una pérdida en un mercado en baja.