¿Qué es la inversión emocional?

PNW-0891AO

Cuatro emociones que pueden afectar las decisiones de inversión son las siguientes:

  • Entusiasmo de que una determinada inversión continuará teniendo un buen rendimiento.
  • Temor a que los precios del mercado bajen.
  • Optimismo de que tu plan actual siempre será una buena opción.
  • Ansiedad que puede influir en tu capacidad de ser inteligente con respecto a las inversiones.

¿Qué causa las inversiones emocionales?

La inversión emocional puede ser impulsada por los siguientes factores:
  • Volatilidad del mercado: la tasa a la que los precios de inversión del mercado suben y bajan.
  • Rumores: emoción o temor acerca de una inversión específica en función de lo que otros dicen.

El costo financiero y los riesgos de las inversiones emocionales

La imagen a continuación muestra cuánto podría crecer una cuenta con un saldo de $10,000 si se mantiene totalmente invertida en el S&P 500. También muestra el crecimiento que podrías perderte si permites que las emociones te hagan retirar el dinero.

Ejemplo de inversión de $10,000 en el Índice S&P 500 entre 31 de diciembre de 2003 y 31 de diciembre de 2018. Manteniéndose totalmente invertido $30,711; Perdió 10 mejores días $15,481; Perdió 20 mejores días $10,042; Perdió 30 mejores días $6,873; Perdió 40 mejores días $4,943.

Los datos son históricos. El rendimiento pasado no es una garantía de los resultados futuros. El mejor momento para invertir supone que las acciones se compran cuando los precios del mercado son bajos.

Al mantener la inversión total durante los últimos 15 años, habrías ganado $15,230 más que alguien que se perdió los 10 mejores días del mercado1.

Usar las emociones como decisiones de inversión puede ser una peligrosa montaña rusa.

Algunos de los riesgos incluyen los siguientes:
  • Pérdida de dinero
  • Impacto negativo en los rendimientos tras la pérdida de algunos días en el mercado

Cuatro maneras de evitar las inversiones emocionales

  • Elaborar un plan a largo plazo.
  • Hacer de la inversión un hábito.
  • Verificar y volver a verificar la estrategia de inversión.
  • Aprender de errores pasados.

[1] https://www.putnam.com/literature/pdf/II508-ac37f7ad02b2d8889f7e5361f0e8ac86.pdf
Índice S&P 500®: es un índice ponderado por capitalización no administrado con 500 cotizaciones de bolsa de las compañías de grandes capitales líderes de EE. UU. en las industrias más importantes. Ofrece una mirada amplia del mercado de capitales de los EE. UU. y del rendimiento de precios de las acciones de dichas compañías.

Invertir supone un riesgo de mercado, como la posible pérdida de capital de un préstamo, y no hay garantía de que se logren los objetivos de inversión.